Concepto y futuro de la Smart Energy.

El desarrollo de nuestra sociedad demanda cada vez más energía debido al consumo creciente de una población tecnificada y a los incrementos de demanda del sector  industrial, sobre todo en los países emergentes, donde se está disparando sin que las fuentes de energía sean capaces de crecer al ritmo que se les exige. Por ello cada vez adquirirá más importancia el concepto de Smart Energy, que permite racionalizar el consumo de energía gracias a la confluencia de diferentes factores y tecnologías que posibilitan, de forma inteligente, aprovechar al máximo la energía disponible.

Se espera que el año 2020 sea el momento en el que se consolide este nuevo modelo energético, en el que conceptos como Smart Metering, Smart Grid, auto eléctrico y microgeneración ya se encuentren implantados.

Esta evolución no acabará aquí. Ya se empieza a apuntar una tendencia hacia un sistema más  abierto  que se consolidará  durante los próximos años, y que podría dar lugar a un nuevo concepto  de “Open Smart Energy”, en el que todos los elementos estarán integrados,  tanto  en la parte de producción, como de almacenamiento y consumo, y donde los usuarios colaborarán de forma decisiva al equilibrio de la red, dando lugar a una especie de inteligencia colectiva.

Esta tendencia dará lugar a nuevos escenarios como:

Un hogar plenamente inteligente. Gracias a la incorporación de inteligencia en todos  los dispositivos del hogar y al avance de estándares abiertos  que faciliten su interconexión,

Gestión  inteligente de las redes de distribución y medición. Los smart meters estarán instalados en todos los hogares y empresas, y facilitarán un mejor y mayor control de la distribución y el consumo

El impacto creciente de las redes sociales en un consumo inteligente. Las redes sociales adquirirán un papel protagonista en el comportamiento de los usuarios y en lograr patrones de uso más responsables.

El coche  eléctrico  se convertirá  en una pieza más de la red eléctrica.  Si bien el coche eléctrico está todavía en sus fases iniciales de mercadeo, es de esperar que su número crezca exponencialmente en los próximos años. Ello provocará que se integre en las redes eléctricas un elemento nuevo que puede contribuir decisivamente a una gestión más inteligente de las mismas.

La integración de todos los elementos en la red. Ésta es posiblemente la pieza más importante ya que la verdadera  inteligencia vendrá cuando todos los elementos de la cadena de producción, distribución, almacenamiento y consumo  actúen  de forma integrada.